Entre la vida y la muerte, la ruina nos produce un respeto fúnebre.